lunes, 20 de septiembre de 2010

Bendita Matrona de Moscú

Así como nosotros tenemos generalmente "Patronos" de los Colegios, o hasta de los equipos de fútbol, aquí en Moscú tienen a alguien muy especial, la Matrona de Moscú, y no solo como símbolo  representativo, sino que es una Santa de la Iglesia Ortodoxa Rusa, cuya fecha se celebra el 2 de abril (según nuestro calendario gregoriano, el actual).


Un pequeño paréntesis:
La Iglesia sin importar la denominación, es la que transmite a los seres humanos, la Gracia de un Ser Supremo, independientemente de las virtudes "humanas" de los miembros. Recuerden que la Iglesia tiene una naturaleza precisamente sobrenatural y eso es algo que a veces pasan por alto hasta los más fieles creyentes, sin importar si profesan el Islam, el Cristianismo o el Zoroastrismo. En mi caso particular, mi Iglesia, la Católica no es tal o cual edificio, eso es un simple templo. Mi Iglesia no es la corrupción que representan los curas depravados, ni las sangrientas cruzadas, ni el Vaticano en Italia...
En síntesis, "Iglesia" sin importar la denominación, es mucho más, Iglesia es FE.
¿Y los ateos? Pues ellos tienen fe en que no hay divinidad y están seguros de eso.


Bueno, volviendo al tema de la Santa Matrona, ella sí existió y su nombre fue precisamente Matryóna Dmítriyevna Níkonova (Матрёна Дмитриевна Никонова). Nació a finales del  siglo XIX (año 1885) en un pequeño pueblito en la región de Tula (Тула), donde fabrican los famosos samaváres rusos (самовар - escrito samovar, se pronuncia "samavár").

Los padres de Matryóna (Дмитри и Наталия - Dmitri y Nataliya) eran muy pobres y ya tenían 3 hijos cuando la madre de familia estaba embarazada y al nacer Matryóna, su madre quiso darla en adopción pero luego cambió de opinión. ¿Por qué?

Cuenta la leyenda que la señora Natalya tuvo una visión en un sueño... Un ave blanca de gran belleza pero ciega, se arrimaba a su pecho. La madre tomó esto como una señal divina.

Exactamente lo que imaginan, la pequeña Matryóna era ciega y además cuando nació sus párpados permanecieron siempre cerrados sobre las cuencas de sus ojos que estaban vacías por completo.

Aunque ella recibió el don de la visión espiritual. Ella podía (sin ver) relatar los pecados y trasgresiones de la gente, pero no se trababa solo de eso, no. Matryóna brindaba acertados consejos y además curaba con sus oraciones a la gente que acudía a ella, en carretas a pie, no solo de su pueblo sino de otras regiones y provincias lejanas.

Estamos hablando de gente muy pobre, quienes a modo de agradecimiento, dejaban comida y sencillos regalos para  Matryóna. De esta manera, la niña ciega, en lugar de ser una carga, se convirtió en el sostén de su familia.

Aunque luego de la Revolución de 1917 (que llevó a la creación de la Unión Soviética), la situación de pobreza en su pueblo (se quedaron sin hogar) obligó a Matryóna a emigrar con su mejor amiga a Moscú con la esperanza de días mejores.

Matryóna siguió profesando la fe Ortodoxa Rusa, aunque podemos decir que sus actividades, no fueron del todo fáciles, ya que en esta nueva patria "oficialmente atea", el tener una religión (y peor aún, profesarla) equivalía a un pasaje directo a los campos de concentración. A pesar de ese latente peligro y de la enemistad de los "hechiceros", "brujos" y autodenominados "curadores" populares, Matryóna siguió ayudando a quienes la buscaban en busca de ayuda o consejo.

El quid del asunto es que la ayuda que ella brindaba era de naturaleza puramente espiritual y sin fines de lucro. 

Por encima de todo Matryóna oraba, rezaba por las personas, pidiendo iluminación desde lo alto para ayudar a quienes sufrían. Como ya les mencioné, ella no era una curandera que quitaba "el mal de ojo" en el mercado; cuando la gente acudía a ella, Matryóna siempre ponía claro que ella no curaba, sino que era Dios quien realizaba su obra a través de ella.

Por eso es que a pesar de su gran fama y de que hubo tanta gente que la conocía, nadie, pero nadie "dio su ubicación" a las Autoridades Soviéticas y eso que recibía hasta a 40 personas al día.

Y así pasaron los años y precisamente tres días antes de fallecer, ella anunció que después de su muerte, a su tumba irán solo sus amigos cercanos y en poco tiempo su tumba sería abandonada, y que solamente después de muchos años la gente recordará lo que hizo y vendrán en multitudes...

"Toda, toda persona que venga a verme, cuénteme como si yo estuviera viva, acerca de sus penas y yo veré, y escucharé y lo ayudaré".

Y en verdad que mucha gente viene a Moscú a visitarla en el Monasterio de la Intercesión en Tagánskaya.

(IZQ) Estación Tagánskaya del Metro.

La Matrona de Moscú llevó a cabo un misión espiritual y de oración, que salvó a muchos de la perdición, ojo que no estoy hablando de metafísica; a veces una persona, simplemente necesita que la escuchen...

¿No les ha pasado a veces que una molestia estaba en el alma y solo querían compartirlo con alguien más?

Les cuento que hay muchas, muchas historias de esta interesante mujer, y como decía al principio, la FE es lo que cuenta.


Johan Daniel Estrella Galindo.



Si les interesa profundizar el tema pueda pueden consultar mis
Fuentes:
  • Жданова З. "Сказание о житии Блаженной старицы Матроны".
  • Сушко Г.А. "История России".

En Internet:
  • http://days.pravoslavie.ru/Life/life4629.htm
  • http://matrona.kiev.ua/2009/01/18/kanonizacia_matroni_moskovskoi
  • http://prophecies.ru/prophet_matrona_moskovskaya.html
  • http://chel.kp.ru/online/news/759924
  • http://shkolazhizni.ru/archive/0/n-36178