miércoles, 8 de septiembre de 2010

Catalina II y su Tsaritsino



Luego de un día particularmente pesado (de esos que a uno lo dejan mentalmente agotado), voy en la Elektrichka de regreso a casa, y pongo en mi mente el objetivo de hacer mis ejercicios de Bujinkan en la noche, para restaurar el equilibrio mental, porque ya me tenían loco.

La cosa es que por fin yo llego a la casa y al lavarme las manos descubro con sorpresa que ¡no hay agua caliente! noooooooooo... Y la Administración del edificio comunica que estamos sin agüita caliente hasta mañana, no puede ser nooo.

Así que los ejercicios quedan para mañana. Y digo para mis adentros ¿y ahora?

No pues, tampoco es que no tenga nada que hacer en la casa, además debo leer, estudiar, revisar y ver la novela de chapas (policías) que pasan más tarde en la noche. Por cierto, eso de los programas de la tele rusa se los cuento en otra oportunidad.

Volviendo al presente momento, me dedico a escribir un rato para relatarles acerca de la Hacienda Tsaritsino (pronunciado Tsarítsyna Царицыно), que en realidad es una simpática y "pequeña" hacienda que hace de museo.



Como lo habrán imaginado Tsar (Цар) suena como Zar, (o sea el duro duro de estas tierras) y Zarítsino significa de la Zaritsa o sea la "Zarina", la Emperatriz, la dura, la manda más, aquella capaz de demoler el parque enterito (porque no le gustó) y mandó a reconstruirlo todito para que todo el complejo se levantara cual ave Fénix de entre sus cenizas.

Maqueta del primer Complejo.
Y cuando hablo de demolerlo era literal, que no quede piedra sobre piedra, ni del palacio, ni de ninguna construcción del complejo que abarca una superficie de más de 100 hectáreas. Por eso decía "pequeñita", en comparación a otras haciendas de la realeza...


La cosa es que la Emperatriz Catalina Segunda (Екатерина II Yékaterina II), era todo un personaje, pues según muchos expertos, ella fue la mejor Zarina de la historia rusa y una de las mejores reinas que hubo sobre la Tierra. En Rusia hizo muchas reformas y de paso fue una famosa patrocinadora ("sponsor" como ahora dicen) de las todas las artes, ciencias y hasta de la educación (le debo la creación de mi querida Universidad). Tan visionaria y progresista fue esta mujer que para introducir la vacunación en Rusia, ella misma dio el ejemplo siendo la primerita en hacerlo. No en vano, en anglíski la conocen como "Katherine the Great.

El primer Complejo terminado.
Bueno, Doña Catalina le encargó a uno de sus amigos arquitectos, concretamente a Vasíliy Ivánovich Bazhénov (Василий Иванович Баженов), para que tengan una idea de la influencia de ese señor, en las cartas de la Emperatriz, ella le escribe "mi Bazhénov" y le pide crear una residencia con un gusto gótico o mauritano (literalmente eso pidió).

Este proyecto era muy especial debido a que se trataba de la primera tarea de este tipo para un arquitecto ruso, porque desde la época de Pedro I, la construcción de residencias imperiales eran trabajos encargados principalmente a extranjeros.

video

Así que manos a la obra y luego de 8 árduos y laboriosos años, Doña Catalina mandó una orden deteniendo la obra (y cortando obviamente el financiamiento). Formalmente, la prohibición de la construcción fue atribuida al peligro de colapso de los edificios circundantes como consecuencia de un hundimiento del suelo...  

Pero los rumores dicen que en realidad la decisión se debía a que Bazhénov era del bando de los Masones y los antimasones convencieron a la Emperatriz de que lo que ahí se construía no era un complejo palaciego, noooooooooo...

Maqueta del primer complejo.


Lo que ahí se construía era (supuestamente) un enorme Templo Masónico donde los Masones de Rusia celebrarían sus servicios. Bueno, sea como sea, esos OCHO años se fueron al traste.



Las piedras son los cimientos originales.

Aunque a Doña Catalina, como mujer, le gustaba Vasíli así que luego de un año de penurias para nuestro amigo arquitecto, ella le propuso que trazara dos proyectos a ver cual le gustaba más a ella... Lógicamente que Vasíli se sacó la batimadre y uno de ellos fue elegido.


Precisamente con este proyecto Vasíli quería "crear" un nuevo estilo gótico, combinando el tradicional gótico medieval y el estilo ruso antiguo, por eso Tsarítsyna tiene edificios de piedra blanca en combinación con ladrillo (me muero vecina ¡qué alhaja!).


Y así pasaron diez años. Cuentan los libros de historia, que era una calurosa tarde de junio cuando Doña Catalina en compañía de su comitiva Imperial le fueron a dar una vuelta a la obra...



Ella estaba feliz recorriendo los alrededores del complejo arquitectónico, aunque al entrar al palacio, su bello rostro se ensombreció, ella no dijo nada. Sus escoltas, dignatarios y embajadores extranjeros que habían ido a felicitar al arquitecto, estaban confundidos y no tenía la más mínima idea de qué pasaba por la mente de Su Alteza Imperial.

Maqueta del segundo complejo.
Aunque luego de unos minutos de duda suprema, ella misma aclaró todo al decir: "Suficiente. ¡Vivir aquí es imposible! ¡Esto es una cripta, no un palacio! (Довольно, Жить здесь невозможно! это склеп, а не дворец!).

¡Uy! Con esas palabras, puede tumbar una montaña. Y así como llegó con su comitiva, se fue Doña Catalina.

Estatuas de Bazhénov y Kazakóv.
Pero tranquilos, Damas y Caballeros, que ella no mandó a demoler de nuevo todo, sino que Vasili se puso pilas y veloz como la luz presentó un plan de Remodelación completa. Aunque la tragedia de nuestro amigo arquitecto es que la Emperatriz trajo a Matvéy Fyodorovich Kazakóv, un alumno de Vasili, para que "recorriera" la obra. 

Aunque ambos sabían que era una maniobra para serrucharle el piso al viejo maestro. 
Maestro y alumno.

Dicho y hecho, luego de un tiempo Vasíli se quedó fuera de la obra, pero aquellos que sí se quedaron, pues no les duró mucho la alegría porque "se quedaron" sin financiamiento por la segunda guerra ruso-turca de finales del siglo XVIII.


Cuatro años luego de acabada la guerra, la Emperatriz falleció y la obra quedó inconclusa. La desolación reinó en Tsarítsyna; sus hermosos jardines se convirtieron en pastizales para el ganado de los campesinos y sus lagos artificiales (estanques) degeneraron en simples reservorios de agua.


Prácticamente se la dejó en ruinas pero luego, ya hablando del siglo XX se restauró lo que más se pudo, aunque a varias "ruinas" se las dejó con el propósito de darles un toque "simpático" al parque que fue definitivamente convertido en museo y lugar de recorrido para los turistas, quienes disfrutan de su arquitectura y naturaleza circundante.










Ahora una pregunta...


¿Y si al llegar a mi casa hubiera habido agua caliente?


;-)

Johan Daniel Estrella.



Si les interesa profundizar el tema pueda pueden consultar mis
Fuentes:
  • Кацва Л.А. "История отечества". 
  • Коршунов В.Ф., Ким О. Г. "Утраченные дворцовые постройки в Царицыне".
  • Курбатов В.Я. "Всеобщая история ландшафтного искусства".
  • Сушко Г.А. "История России".
  • Скрынников Р.Г. "Василий Шуйский".
  • Хачатуров С.В. "Готический вкус в русской художественной культуре XVIII века". 

En Internet, la Página Oficial de Tsaritsino.


Además: a, b, c.





Actualización. Una foto de Tsaritsino en Invierno...



Y en verano...


;-)



    No hay comentarios: